El Fuerte del Rastrillar (V) La Guerra Civil

104_3689

Pues llegamos al final de una serie de entradas dedicadas al Fuerte del Rastrillar de Laredo. Cuando empecé a plantearme cómo organizar las entradas que inevitablemente iba a necesitar para la descripción de este fuerte, no llegué a imaginarme que iban a ser hasta cinco los capítulos necesarios para tal fin. Pero mejor no dejar cosas en el tintero y contar lo más posible que quedarnos escuetos, así que disculpen si al final ha resultado ser más tedioso de lo que pretendía. Si por el contrario les ha resultado fascinante o curioso me daré por más que satisfecho.

Para este último capítulo he querido reservar un curioso epílogo que la historia tenía reservada para esta posición que desde tiempos antiguos llevaba defendiendo la bahía.

Oficialmente el Rastrillar quedó desartillado en los primeros años del siglo XX cuando sus baterías habían quedado irremediablemente obsoletas y superadas por la artillería moderna. Como Santoña ya hacía tiempo que había dejado de ser Plaza Fuerte de consideración era lógico que todas las fortificaciones de la bahía fueran abandonándose poco a poco; realmente el hecho de que tardaran tanto tiempo en hacerlo parece ser más debido a motivos históricos y simbólicos que a una auténtica necesidad.

ras 53
Ortofoto del vuelo fotogramétrico de 1953. La flecha amarilla señala el emplazamiento de 1937

Sin embargo en el año 1936 una cruenta guerra que no necesita presentación para los españoles, consiguió que en el Rastrillar se oliera a pólvora por última vez, alargando si cabe un poco más su historia bélica. Efectivamente el fuerte laredano volvería a acoger cañones para la defensa de las costas, en esta ocasión sirviendo al Gobierno de la República.

Aunque no es descartable que las antiguas baterías decimonónicas se usaran, lo más destacable de este periodo fue la construcción en la primavera de 1937 de un emplazamiento para cañón en la parte más alta del monte e inmediato al polvorín de Arriba. El conjunto lo conformaban un emplazamiento descubierto para cañón, un refugio y un polvorín.

 

104_3695
Aspecto actual que presenta la barbeta del emplazamiento

 

El emplazamiento, que por suerte ha llegado a nuestros días, se trata de una sencilla barbeta semicircular formada por sillares. Algunos autores han sugerido con bastante lógica que estos sillares hubieran sido reutilizados de las antiguas fortificaciones. Las obras fueron llevadas a cabo por la  III Sección de la Compañía de Costas Nº 13 con sede en la propia Laredo y que se encargaría de las obras llevadas a cabo entre la zona comprendida entre el Cabo de Ajo y la localidad de Oriñón.

 

barbeta rep
Ortofoto de 2014 donde se aprecian el asentamiento para cañón de 1937 con el polvorín de “Arriba” del siglo XIX

Actualmente resulta difícil localizar tanto el refugio como el polvorín debido a la numerosa vegetación existente y porque es bastante probable que los accesos hubieran sido cegados por seguridad. No hay que descartar, eso sí, que el antiguo polvorín fuera reaprovechado para su fin original, sin embargo si comparamos con otras fortificaciones coetáneas, como por ejemplo los emplazamientos de Cabo Mayor o el de Pinares entre otros, los polvorines estaban construidos en el subsuelo, aunque a diferencia del caso laredano hay que decir que no había un antiguo polvorín para poder volver a ser usado, todo sea dicho. Finalmente sí que hay que destacar que al norte del emplazamiento existe una oquedad rodeada hoy en día por unas vallas, quizás pudiera tratarse de la entrada al refugio o al polvorín, pero es una teoría muy pobre ya que resulta inconcebible que esta entrada estuviera situada a vanguardia del emplazamiento artillero y no a retaguardia.

 

104_3694
Vista del polvorín desde la barbeta republicana con la apertura abierta en el muro norte

No obstante debemos señalar un detalle curioso que nos encontramos en el polvorín y es el vano que se abre al norte del mismo. Resulta extraño que en un polvorín aparezca una abertura, aparte de la entrada situada en el muro sur, ya que estos estaban desprovistos de ventanas. Si añadimos los extraños pegotes de ladrillo podemos teorizar sobre que este vano se abrió muy posteriormente a la construcción del polvorín, por lo que podría resultar producto de las obras llevadas a cabo en 1937 abriéndose una entrada directamente a la posición artillada que se encuentra unos metros más al norte.

La posición se artilló en un origen con un solitario y arcaico cañón Mondragón de 80 mm., que fue sustituido por un no menos antidiluviano cañón Krupp de 87 mm Mod. 1877/95  de origen ruso. Finalmente, en julio, con casi toda probabilidad la posición estuviera artillada con un cañón Krupp de 77 mm C.96 nA (77/24). Aunque esté dato no este confirmado, los documentos oficiales hablan de la presencia de dos de estos cañones en julio de 1937 sin especificar su emplazamiento. Sin embargo, lo lógica obliga a pensar que al menos una de estas piezas estuviera ocupando la barbeta del Rastrillar desconociendo, eso sí, la situación del otro Krupp de 77. Los autores del artículo Defensas costeras de la Guerra Civil Española en Cantabria –ver bibliografía- hacen mención de la confusión en la documentación oficial de los trabajos de fortificación en Laredo, pues en los trabajos de mayo se mencionan obras bajo del epígrafe Playa de la Salvé de un emplazamiento para cañón, carretera de acceso, refugio y depósito de municiones. En dicho artículo los autores llegan a teorizar sobre la posibilidad de la construcción de un segundo emplazamiento artillado en la misma playa y que pudiera haber albergado al segundo Krupp de 77, sin embargo también apuntan que este emplazamiento sea el mismo del Rastrillar. Seguramente sea así y que el hecho de que aparezca el epígrafe de Playa de la Salvé se refiera simplemente a la de la playa a defender y englobando a todas las obras de Laredo, agrupando tanto a los nidos de ametralladoras que sí sabemos que se construyeron por toda la playa, como a las obras del Rastrillar.

En conclusión, lo más seguro es que como hemos apuntado, un cañón Krupp de 77 ocupara el emplazamiento construido, y el otro ocupara de manera circunstancial una de las antiguas baterías del XIX.

20160425_190900
Perfil de cañón Krupp de 77 mm C.96 nA también conocido como Krupp Mod 77/24

Indistintamente ninguna de las piezas montadas en Laredo podían suponer una amenaza seria. Para empezar no se trataban de piezas de costa, sino de artillería de campaña emplazadas en la costa. Todos los cañones a su vez estaban obsoletos, con diseños del siglo XIX. Para hacernos una idea, la pieza más “moderna” -el Krupp de 77- tenía un alcance máximo de 7800 metros y un alcance realmente efectivo de sólo 5000 metros. La principal embarcación del bando sublevado en el Norte era el crucero Cervera, cuyos cañones principales -Vickers de 152 mm-, tenían un alcance de 21000 metros. Por tanto, pese al empeño y bravura de sus artilleros, su amenaza resultó meramente testimonial.

20160425_212715
Tres vistas del emplazamiento para cañón con un Krupp de 77mm C.96 nA

Otra obra de consideración que también se llevó a cabo en el Rastrillar fue la construcción en los meses de primavera-verano de 1937 de un nido de ametralladoras en las faldas del monte, aunque no disponemos de más datos que nos señale su posición exacta. Aunque este nido, del que carecemos más datos, me hubiera gustado incluirlo en una propia entrada futura con el resto de los nidos construidos en Laredo, la posibilidad de que pudiera estar construido en el entorno del Rastrillar hace obligada su mención aquí.

1975
Ortofoto del Vuelo Interministerial de 1973-86. Rodeado en amarillo la inconclusa batería de 1860 y señalado con una flecha la extraña estructura cuadrangular.

Efectivamente su localización nos es desconocida, pero si recordamos en el capítulo anterior vimos cómo en la batería Nueva aparecía una estructura cuadrangular que no debía ser parte de ella. Pudiera tratarse quizás de este nido construido en el 37 y situado en las faldas del monte y a una altura óptima para su cometido y con sus fuegos perfectamente enfilados a la entrada de la bahía. Como esta zona no ha sufrido alteraciones agresivas, quizás únicamente movimientos de tierra, forzosamente tiene que conservarse esta estructura junto a los restos de la batería inconclusa del proyecto de 1860. Ojalá una rehabilitación futura de la zona permita que podamos conocer lo que se esconde bajo la vegetación.

 

Y con esta última entrada damos por finalizado un extenso recorrido a través de cuatro siglos sobre las fortificaciones que se levantaron en el popular monte de la Atalaya de Laredo. Seguramente hallamos cometido algunos errores pero no debemos olvidar que aún nos queda mucho por aprender y mucho por descubrir. Son muchos los secretos que todavía se ocultan en el Rastrillar, pero hasta ahora nuestro deber es disfrutar lo que nos ofrece, respetarlo, difundirlo y cuidarlo.

Bibliografía:

BLANCO GÓMEZ, David, GÓMEZ-BEDIA FERNÁNDEZ, Borja, GUTIÉRREZ CUENCA, Enrique y HIERRO GÁRATE, José Ángel. Fortificaciones de la Guerra Civil enla zona oriental de Cantabria: defensas costeras y líneas de con-tención de los ríos Agüera y Asón. Castillos de España. 2013, nº 171-172, p. 133-144
GÓMEZ-BEDIA FERNÁNDEZ, Borja, GUTIÉRREZ CUENCA, Enrique y HIERRO GÁRATE, José Ángel. Defensas costeras de la Guerra Civil Española en Cantabria. Los emplazamientos para cañón. Sautuola. 2013, nº XVIII, p. 307-316
MANRIQUE GARCÍA, Jose María y MOLINA FRANCO, Lucas. Artillería y carros de combate en la Guerra Civil Española. Tikal Ed. Madrid

PALACIO RAMOS, Rafael. El conjunto fortificado del Rastrillar: Pasado, presente y futuro. En: Actas de las XI Jornadas de Acanto (Laredo, 2 y 3 de octubre de 2011): Patrimonio Cultural de Catabria. Laredo: Federación Acanto, 2011, p. 53-59

PALACIO RAMOS, Rafael. Un Presidio Ynconquistable. Ed. Ayuntamiento de Santoña, Comisión de Cultura, 2004
Recomendaciones web:
Créditos fotográficos:
Para fotos aéreas:
Planos históricos:
Para el resto de fotografía son de autoría propia salvo:
Para los dibujos y diagramas todos son de autoría propia.
Anuncios

One thought on “El Fuerte del Rastrillar (V) La Guerra Civil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s