Batería de Cabo Menor

104_3898

Después de haber tratado de manera extraordinaria una fortificación terrestre, volvemos al elemento natural del blog. Regresamos a visitar la bonita ciudad de Santander para conocer la historia de un enclave fortificado desde el siglo XVIII y de los que nos quedan algunas piedras que han visto guerras, incendios y hasta la construcción de un campo de golf a sus espaldas que afortunadamente respetó aquellos exiguos restos

Cuando hablamos de los nidos de ametralladoras destacamos que la evolución de la línea costera de la ciudad, vio desaparecer gran parte del entramado fortificado que defendió Santander. De todo lo construido hasta el siglo XIX únicamente son apreciables los restos de la Batería de Sandoval y los de nuestra protagonista de hoy, la Batería de Cabo Menor y situada en la punta homónima. Desde luego su afortunada localización, alejada del casco urbano y de la línea de playa, ha sido la razón principal que ha permitido que parte de su estructura haya sobrevivido a tantos avatares de la historia.

bandicam 2016-07-03 00-26-54-644
Situación de la Batería de Cabo Menor en el cabo del mismo nombre al Norte de Santander

No es ciertamente la del Cabo Menor una fortificación relativamente antigua, puesto que cuando empezó su construcción Santander ya contaba con varias baterías y castillos para la defensa de su costa y de su puerto, pero sobre todo para defender los Reales Astilleros de Guarnizo establecidos en 1581. Su nombre aparece por primera vez en el año 1702 en un proyecto llevado a cabo por el entonces corregidor Andrés de Mieses. Tal proyecto, destinado a mejorar la defensa de Santander por el Norte era toda una serie de trincheras y reductos desde el Cabo Menor hasta la Magdalena y cuyo propósito era evidentemente la de defender la ciudad de un posible asalto anfibio en las playas del Sardinero. Esta serie de reductos, entre los que se encontraba uno en Cabo Menor denominado de San Matías, no eran más que simples parapetos de tierra reforzados con estacas de madera. Curiosamente el Consejo de Guerra ordenó el cese de las obras, aun habiéndose comenzado, pues no había sido previamente informado del proyecto. Por tanto Santander se encontró con una serie de estructuras endebles y que ni tan siquiera contaba con los edificios mínimos para un buen desempeño bélico, como almacenes o cubiertos para la artillería.

1726
Plano de la Batería de Cabo Menor tal y como era en 1726 y atribuido a Langots

Tal era el estado de estos reductos que en 1715 eran del todo inservibles, por lo que en 1719 tuvieron que volverse a levantar. Seguramente por esos años debió construirse el primer edificio de la Batería de Cabo Menor, un pequeño repuesto con tejado a un agua y dividido en dos estancias de reducidas dimensiones. La forma exacta de esta primitiva batería lo podemos saber gracias a un plano levantado en 1726, en el que aparte del edificio podemos comprobar cómo la fortificación estaba dotada de un parapeto terrero dotado con cañoneras. Un año antes el Brigadier e ingeniero director Louis Viller Langots fue comisionado para llevar a cabo la tarea de poner a punto las defensas costeras de las Cuatro Villas – San Vicente de la Barquera, Santander, Laredo y Castro Urdiales – y seguramente fuera el autor de la traza del plano, en la que se vislumbran también las trazas de un proyecto  que se levantaría en Cabo Menor y que sustituiría a la sencilla estructura que allí se encontraba. De este proyecto de los que existieron dos versiones que se diferenciaban en la posición y forma de los edificios interiores y de los cuales también se realizaron planos adicionales y detallados. Estos diseños atribuidos también a Langots fueron realizados conjuntamente con el ingeniero en jefe Coronel Isidro Verboom y que había sido destinado a Santander un año después de Langots. Evidentemente ninguno de los proyectos llegaron a ver la luz aunque sí debieron realizarse algunas obras menores como la reparación y reforzamientos de los parapetos mediante fajinas -haces de ramas delgadas y apretadas

alternativa

Plano de los dos proyectos alternativos de 1726 para Cabo Mayor y atribuidos a Langots. Podemos ver la forma de herradura de caballo rodeado de foso con el frente marítimo con cañoneras y un frente de tierra abaluartado para proteger la gola de la batería de un posible golpe de mano. En su interior estarían situados los edificios correspondientes al Cuerpo de Guardia y el almacén de pertrechos y cureñaje. La batería estaría preparada para acoger 12 piezas de artillería de a 24 y 18 libras.

1726
Interesante plano de 1726 remitido por Verboom donde se ve el estado y proyectos realizados de las defensas marítimas de Santander.

No fue el único proyecto ya que entre 1730 y 1740 nos encontramos un nuevo diseño llevado a cabo esta vez por el ingeniero y Coronel Leandro Bachelieu. Una vez más en el plano y bajo el dibujo del nuevo diseño nos volvemos a encontrar el aspecto en el que se debía encontrar la batería en ese año y en donde apreciamos notables diferencias. Ya que es probable que ni Langots ni  Verboom hicieron nada más que obras de reparación, seguramente estas pequeñas mejoras se terminarían en 1739 y con motivo de la Guerra del Asiento -o de la oreja de Jenkins-  con  Inglaterra. Aunque la estructura general de la fortificación permanecía igual en lineas generales, el parapeto fue reforzado con tierra y prolongado hacia el este y donde se abrieron cinco cañoneras más en un nuevo emplazamiento que defendieran directamente la ensenada del Sardinero por la Playa de los Molinucos, destacando la colocación de plataformas de madera para los cañones. No obstante, estas mejoras y el segundo emplazamiento ya aparecen reflejadas en un plano de 1726 remitido por Langots, aunque nos inclinamos a pensar que fueron obras que se pospusieron y alargaron en el tiempo hasta construirse finalmente en 1739.  Fueron estos unos años de gran actividad fortificadora en la ciudad de Santander, sin duda por el impulso que se dio a los astilleros de Guarnizo – Real Fábrica de Bajeles de Guarnizo – en los que se había vuelto a ver una frenética vuelta a la actividad en detrimento de los astilleros de Santoña.

proyecto 1730 cabo menor
Plano levantado en la década de los 40 del siglo XVIII. En este caso el proyecto sigue la mismas pautas que los anteriores pero de mayor tamaño. El reducto final se trataría de un potente fuerte capacitado para 12 cañones de a 24 y 2 de a 8 y dotado de cuarteles para la tropa, almacenes de pólvora cureñaje pertrechos y víveres e incluso un aljibe.
bat dibujo1
Dibujo, quizás algo idealizado, de cómo debía ser la batería a mediados del siglo XVIII

Durante la segunda mitad del siglo XVIII no sólo no se realizó mejora alguna, sino que siguió descuidándose la posición. Curiosamente la batería seguía estando presente en todos lo informes que sobre las defensas santanderinas trataban, aconsejando siempre ponerla a punto. En el año 1762 el estado de la batería debía ser lamentable ya que no contaba ni tan siquiera con plataformas para los cañones, y sus edificios se encontraban sin cubiertas. Tal era su estado que el Capitán de Ingenieros Tomás de Rojas, después de inspeccionar el estado de las defensas de la ciudad, estimaba oportuno desechar la posición, además de encontrarse en su opinión ineficazmente localizada. Sin embargo, un tal Miguel Marín, miembro de la Junta de Fortificación, argumentando que si bien muchas de las baterías del Sardinero habrían de desecharse, la Batería de Cabo Menor debía seguir en activo, motivo por lo que por fin se llevaron a cabo obras de reparación, eso sí, más que lo justo y necesario.

cabo mayor 1763
Plano de la Batería de Cabo Menor en 1763 por Joaquín del Pino

Sin embargo, en 1763 fue Joaquín del  Pino, tras sustituir a Rojas, el que llevó a cabo la primera gran remodelación de la batería. Conjugando algunas de las ideas que tuvo Rojas para la Batería de Cabo Menor, eliminó las cañoneras del parapeto y situó un pequeño emplazamiento auxiliar situado al sudeste de la batería principal más cercano al acantilado que sustituiría al anterior. Además se enlosó la plataforma artillera con losas de sillería y se adecentaron y ampliaron las estancias para la guarnición, pues la batería ya contaba con un repuesta para la pólvora, cuarto para el oficial y cuerpo de guardia para la tropa, que en caso de necesidad podría usarse como almacén para la artillería y el cureñaje. La posición en su conjunto estaría capacitada para albergar 10 cañones, 8 de 24 libras en la batería principal y otras dos de grueso calibre en la plataforma auxiliar.

En los años posteriores parece que no debieron realizarse obras de mayor importancia, las necesarias para mantenerla minimamente en operatividad  y únicamente podemos decir que las baterías santanderinas se reforzaron con el envío de 20 cañones de 8 libras, si bien no podemos asegurar cuántos de estos estarían destinados a Cabo Menor, ni el número de cañones y calibres que había ya instalados.

Llega el siglo XIX sin que la batería vea cambios en su fisionomía; lo que sí había cambiado era su estado, que volvía sufrir la dejadez y languidecía a su suerte esperando reparaciones que nunca llegaban. Tal era su estado que en pocos años los edifcios habían sufrido tal deterioro que necesitaban  ser reconstruidos. El Oficial de Ingenieros, Sargento Mayor del Arma Juan Giraldo, encargado de las defensas del cantábrico de ese momento, urgió la necesidad de centrar la atención a las baterías de Cabo Menor y San Pedro del Mar. Parece ser que el mismísimo Godoy mandó una partida monetaria para el reparo de las baterías, aunque no sabemos si llegó a realizarse alguna mejora. Lo que sí debió realizarse fue una ampliación o adecentamiento del edificio existente durante la ocupación francesa posterior.

Tras la Guerra de la Independencia Cabo Menor no fue ajena a la inestabilidad general del país, aunque en 1819 debía de estar plenamente operativa. El ingeniero José Parreño y Pastor levantó nuevos planos de la batería y llevó a cabo obras de cierta consideración. La superficie de la fortificación había aumentado y las dependencias habían sido bastante adecentadas; se dotó a la batería de un pequeño foso defensivo y los parapetos de la barbeta se levantaron un metro y medio de altura. En algún momento también debió construirse un segundo emplazamiento auxiliar al norte, en este caso para defender la ensenada de Mataleñas.

Poco duró esta situación, pues en 1825 sus explanadas y parapetos estaban deteriorados y la batería se encontraba completamente desartillada.

104_3895
Restos del tambor aspillerado

Fue en 1834 y con motivo de la I Guerra Carlista  la razón por la que se volviesen a realizar obras en la batería para ponerla a punto. Fue la obra más radical llevada a cabo en la batería y que supuso la incorporación de un tambor aspillerado para proteger la entrada de la batería y hostigar con fuegos de fusil cualquier desembarco que pudiera realizarse en la playa. Asimismo se abrieron aspilleras para fusilería en las dependencias y se levantó la altura de sus muros, así como se repararon explanadas, parapetos e incluso el foso.

1837 detallecm
Detalle del plano de 1847 de Santander y levantado sobre uno anterior de 1837 porr José Mathé
1870 detalle
Detallo del plano de 1870 de Santander levantado por José Peñaredonda. Suponemos que la batería ya se habría abandonado pues aunque aparece dibujado no se nombra su posición

Nada más se hizo en Cabo Menor, por tanto los restos que se conservan corresponden a estas últimas obras, si bien hubo dos últimos proyectos, concretamente en 1869 y en 1904, para sustituir la batería que evidentemente no se llevó a cabo en ninguno de sus términos. El de 1869 se trataría de un gran fuerte acasamatado suponemos similar a todos los de este tipo proyectados en la época y de los que sólo se llegaron a construir los de San Carlos y San Martín de Santoña; el de 1904, por su parte, fue un proyecto del Coronel de Ingeniero Francisco Roldán que proponía la construcción de una batería capaz para un total de seis piezas, cuatro cañones de 21 cm y dos cañones de acero de tiro rápido del tipo Nordfelt de 57 mm. Como curiosidad apuntaremos que si bien Palacio Ramos describe las piezas mayores como cañones de acero de tiro rápido, las únicas piezas de acero en servicio y de ese calibre eran cañones Krupp muy escasas y raras en las fortificaciones de costa españolas, por lo que lo más seguro es que realmente se pensaran en cañones de hierro entubados y sunchados Ordoñez Mod. 1891 de 21 cm. o que exista un error en el calibre y se trate efectivamente de piezas de acero de tiro rápido, pero de 15 cm. modelo Munaiz Arguelles L/45, que fueron bastante comunes en la defensa de costa española y reglamentarios justamente desde un año antes al proyecto.

bandicam 2016-07-03 17-03-16-306Una ortofoto aérea de la batería nos permite identificar su planta perfectamente, por lo que pese a su escasos restos, aún conservamos las líneas maestras de cómo fue esta batería en su última etapa y que realmente no fue más que una evolución de su estructura original a la que simplemente se le fueron agregando diversos añadidos, pero que no cambiaron apenas las líneas que ya presentaba en el momento de su construcción.

planta

  1. Explanada para la artillería
  2. Parapeto a barbeta
  3. Cuerpo de Guardia para la tropa. Seguramente construido en 1763 en la reforma de Joaquín del Pino y que originalmente también se usaría como almacén
  4. Cuarto para el Comandante. La evolución de éste junto al extremo del Cuerpo de Guardía partían del primer y primitivo edificio de la batería de la primera mitad del s.XVIII
  5. Almacén de cureñaje y pertrechos. Añadido en las dos primeras décadas del s.XIX
  6. Repuesto de pólvora. Añadido en las dos primeras décadas del s.XIX
  7. Tambor aspillerado. Añadido en 1834
  8. Entrada a la batería
  9. Batería auxiliar con parapeto a barbeta. Realizado en 1763 sobre un anterior construido entre 1726 y 1739.
  10. Batería auxiliar, suponemos que con parapeto a barbeta. Construida en la década de los 20 del s.XIX
  11. Parapeto para proteger el camino de la batería principal a la auxiliar
  12. Pequeño foso

En cuanto al artillado es difícil establecer una cronología ya que no parece haber muchos datos al respecto.

  • 1719-1726  Estaba preparada para albergar 6 piezas de artillería
  • 1726 Estaba preparada para albergar 13 cañones de 24 libras, aunque desconocemos si eran los montados o simplemente los que podía tener.
  • 1763 Estaba capacitada para albergar 8 cañones de 24 libras y 2 de grueso calibre
  • 1723-1724 El conjunto de las baterías santanderinas estaban artilladas con 35 piezas entre las que se encontraba la de Cabo Menor
  • 1725 Estaba preparada para albergar 6 piezas de artillería aunque se encontraba desartillada.

Y llegamos al final de esta entrada lanzando un modesto alegato a favor de la conservación de esta batería, que es tan parte de nuestra historia como de la de Santander. Sin tener el porte de la Catedral, ni el simbolismo de la Grúa de Piedra, ni el glamour del Palacio de la Magdalena, bien merecen sus piedras seguir resistiendo al tiempo.

Bibliografía:

Palacio Ramos, R. (2007). El Corregimiento de las Cuatro Villas de la Costa del Mar, paradigma del complicado proceso de racionalización de las fortificaciones costeras a lo largo del siglo XVII. Revista de Historia Militar, (102), p.67-97

Palacio Ramos, R. (2010-2012).  La Batería de Cabo Menor en Santander: Historia y potencial arqueológico.Sutuola, (XVI-XVII), p.333-342

Las imágenes y dibujos son de autoría propia, salvo:

Planos:  http://bibliotecavirtualdefensa.es

Imágenes aéreas:  http://mapas.cantabria.es  y  Google Earth

Anuncios

One thought on “Batería de Cabo Menor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s