Batería de San Antonio de Padua

bandicam-2017-01-21-00-33-27-047

Hay sitios que siempre huelen a pólvora. Tal es el caso de un rinconcito de Santander, un saliente rocoso en donde hoy por suerte visitantes más pacíficos disfrutan del acogedor lugar. Si recuerdan la entrada en las que di unas breves pinceladas sobre los nidos de ametralladoras de Santander, uno de ellos todavía se conserva en este lugar, sin embargo más de 200 años atrás el hombre ya se había atrevido a fortificar esta masa rocosa. Me estoy refiriendo a los Jardines de Piquío y hoy vamos a conocer la antigua y desaparecida Batería de San Antonio de Padua. Evidentemente las numerosas reformas que han sufrido estos jardines han hecho desaparecer casi con toda seguridad cualquier rastro de esta sencilla batería y sólo hoy el silencioso nido de ametralladoras nos recuerda el pasado militar de este peñasco que divide las playas del Sardinero.

bandicam-2017-01-21-00-03-53-907
Ortofoto de 2014 con la situación de Piquío entre las playas del Sardinero

Su historia comienza en 1702, cuando el Corregidor de las 4 Villas -San Vicente de la Barquera, Santander, Laredo y Castro Urdiales- Capitán de Caballos Corazas Andrés de Mieses Alvarado decidiera por su cuenta y riesgo, y sin contar con el permiso de los Consejos de Guerra e Indias, la construcción de una serie de trincheras y reductos de campaña que cubrían todo el litoral santanderino desde Cabo Menor hasta la península de la Magdalena. Entre estos reductos se encontraba, entre otras de las que esperemos poder hablar en otras entradas, la ya descrita Batería de Cabo Menor y nuestra protagonista Batería de San Antonio de Padua. Este hecho, que ya describimos en la entrada de la Batería de Cabo Menor, dio lugar a que el 6 de Enero de 1703 el propio Consejo de Guerra ordenara la paralización de todas las obras tras haber recibido los informes de lo hecho y, sobre todo lo que debió doler más, lo gastado.

bandicam-2017-01-21-00-18-23-765
Situación de la batería de San Antonio sobre los Jardines de Piquío

Sin embargo el Corregidor debió conseguir convencer en parte al Consejo de la Guerra y al propio soberano -un agonizante Carlos II- de la necesidad de tales obras de fortificación ante el clima de guerra que se vivía en ese momento. A cierto acuerdo debieron llegar cuando el Corregidor encargó un estudio del estado de las defensas de Santander y las obras que se necesitarían realizar para poner a punto fuertes y baterías. La batería de San Antonio no se vió beneficiada por el estudio ya que sólo se realizaron obras en las baterías de San Martín y La Cerda, el castillo de Hano y de la batería de la Peña, siendo esta última la única de las de nueva planta en la que se intervino.

Pasaron así los primeros años del siglo XVIII para nuestra batería, que aunque a medio construir, tampoco debía ser de mucha entidad, tratándose de una mera fortificación de campaña a barbeta de tierra, reforzada por medio de fajinas si acaso.

La década de 1720 supuso para Santander el establecimiento de los Reales Astilleros de Guarnizo en sustitución de sus antiguos astilleros, lo que supondría un impacto de gran calibre en la pequeña localidad. La presencia de tan importante enclave que vería nacer navíos tan imponentes como el Real Felipe, de tres puentes y 114 cañones, debería haber supuesto un aliciente para la mejora de las defensas santanderinas, pero poco o nada se hizo. De hecho sólo las baterías de San Martín, La Cerda y Hano estaban en servicio.

00000001.jpg
Plano de 1726 relizado por Langots con los perfiles de la Batería de San Antonio

En 1725 llegó el Ingeniero Director Louis de Viller de Langots, comisionado para ocuparse de poner a punto las defensas costeras de Cantabria. Un año después la llegada del Ingeniero Jefe Isidro de Verboom que acompañaría a su superior Langots, parecía suponer un impulso definitivo al deprimente estado de las fortificaciones costeras de Cantabria, pero como ya hemos visto en varias entradas, sabemos que poco pudieron hacer, aunque no dejaron de realizar una labor encomiable y dejándonos, eso sí, bastantes proyectos y planos del estado de las fortificaciones de por entonces. Nuestra Batería de San Antonio estaba presente en estos proyectos de mejora, que incluían el cerramiento de su desprotegida gola, la recomposición de sus parapetos y su revestimiento con sillería. Debido a que era prioritario reducir costes, sólo se ordenó reforzar los parapetos mediante fajinas, a todas luces insuficiente. Sin embargo se levantaron los planos pertinentes con el estado de las baterías y de las obras convenientes a realizar. En el plano conservado de San Antonio observamos la presencia de un pequeño edificio anexo al parapeto con 6 cañoneras, reforzadas por una base de sillería. No sabría afirmar con rotundidad si dicho edificio se encontraba ya construido anteriormente al levantamiento del plano, o si por el contrario se trataría de obras a realizar junto al parapeto de sillería. Siendo cierto tanta una opción como otra, la verdad es que dicho edificio sí debió construirse en algún momento de la década de los 20 bajo las órdenes de Langots, ya que nos lo encontraremos reflejado en planos del mismo año y posteriores.

1726det
Detalle del plano de Santander de 1726 con las baterías de San Antonio (F) y San Juan (E). Lo coloreado en amarillo correspondería a las obras a realizar.

El primero de estos planos realizado por el propio Langots como hemos dicho es coetáneo al anterior. En este plano, que ya hemos tenido la ocasión de mostrar en la entrada de Cabo Menor, aparecen reflejadas de manera impecable el estado de las baterías de Santander y de las obras a realizar. La batería de San Antonio aparece con su sencillo edificio, pero con su parapeto de piedra como obra pendiente. En otro posterior y presumiblemente de 1730, San Antonio vuelve a aparecer con su edificio y su parapeto de 6 cañoneras.

1730
Plano de Santander y sus defensas de 1730

En 1749 el Ingeniero Ordinario Capitán Pedro Bordán fue ordenado para estudiar el estado de las fortificaciones y las obras pertinentes y necesarias. El estado general de la defensa costera cántabra debía ser deplorable, ya que únicamente hace mención favorable a la Batería de San Felipe de Santoña, encontrándose el resto en ruinas y abandonadas a su suerte. Sólo en Santander 26 eran las obras necesarias a llevar a cabo. Estas se prolongaron durante años, y como viene siendo habitual se realizarían en parte. Bien parada sale nuestra batería de San Antonio dado que en 1752, Bordán establece que debe ser una de las baterías a conservarse y repararse, aunque sólo afectarían a obras de consolidación de la estructura existente. Un año después era la fecha prevista para comenzar las obras en la batería, incluido el artillado con 6 piezas, para poder ponerla así en estado de defensa, pero la falta de fondos pospuso las obras. Finalmente no se llevó a cabo ejercicio alguno, y en 1755 de las baterías del Sardinero sólo se optó por reparar las de San José y San Francisco; empezaba el lento declive de la fortificación.

En 1763 llegó a Cantabria el Ingeniero Ordinario Joaquín del Pino junto al Teniente de Artillería Santiago de la Roza. La estancia de del Pino fue crucial para la fortificación cántabra, ya que no sólo traía una Real Orden para poner en óptimo estado de defensa las

1765det
Plano de Santander de 1765 por Joaquín del Pino

abandonadas fortificaciones, sino que además levantó numerosos y excelentes planos de los fuertes y baterías en los que debía intervenirse. Aunque las obras finales se volvían a limitar a la reparación y consolidación de muros, parapetos y cubiertas, desgraciadamente para San Antonio, Del Pino no estimaba conveniente la inversión en esta batería, siendo la de San Juan la única de las del Sardinerno en repararse. Esto era debido a que del Pino era de la opinión de que la mayoría de estas baterías del Sardinero eran innecesarias y perfectamente desechables. En 1765 de éstas sólo siguieron en activo las de San Francisco en el extremo oeste de la playa y la de San Juan Bautista muy cercana a la de San Antonio que tuvo que ceder su artillería a su vecina.

Finaliza por tanto aquí la historia de la batería de San Antonio tras 63 años de servicio, si bien no debió estar apenas breves periodos de tiempo en óptimas condiciones. En planos posteriores a 1765 ni siquiera se menciona como arruinada y desaparece de los mismos,  por lo que debió abandonarse por completo. Mucho tiempo después, ya entrado el siglo XX se adecuaría la zona para uso público, lo que con toda seguridad haría desaparecer los exiguos restos que pudieran haber sobrevivido. La roca de Piquío, que en los mapas aparece como Punta del Rastro, como vimos, volvería a fortificarse con un nido de ametralladoras, pero corría el año 1937 y ya hemos tenido ocasión de contarlo. Después de la Guerra Civil la zona se transformó en los Jardines de Piquío y  de nuestra batería de San Antonio sólo nos queda el recuerdo.

piquio-1880
Vista de Piquío desde la 1ª Playa del Sardinero en 1880. Sólo se vislumbra la explanada de la batería reformada para su uso público. El edificio ha desaparecido, y no parece quedar mucho rastro del parapeto, aunque quizás parte de los materiales fueran reaprovechados para la construcción del primitivo mirador.

Desde un punto de vista morfológico, el aspecto de esta batería únicamente evolucionó de un simple parapeto de tierra a una estructura ligeramente más elaborada, pero a todas luces insuficiente para presentar una defensa efectiva. El aspecto que presentaba según los planos de 1726 fue la definitiva y así se mantendría, hasta su abandono, en términos generales. Aunque como hemos visto la dejadez y falta de fondos hicieron que unicamente la base de piedra del parapeto nunca llegara a realizarse y mantuviera sus cañoneras en malas condiciones durante casi toda su corta existencia.

san ant.jpg

  1. Edificio. a-Cuarpo de Guardia. b-Repuesto de pólvora. c-Tinglado/Cubierto de cureñas
  2. Explanada para los cañones
  3. Parapeto
  4. Cañoneras de tierra
  5. Murete de tierra

Se trataba de una batería sencilla, de planta trapezoidal y abierta por la gola. El parapeto estaba provista de 7 cañoneras, tres de ellas en el frente y esquinas, una en su lado derecho y dos en su lado izquierdo, estando estas tres últimas preparadas para batir las playas 1º y 2ª del Sardinero. No pudiendo afirmar si la base llegó a reforzarse en piedra, la mayor parte de dicho parapeto era de tierra, si acaso reforzado por fajinas cuando las circunstancias los permitieron. De ambos lados del parapeto continuaba un pequeño murete de tierra que contorneaba toda el saliente de Piquío y que enlazaría con las baterías más próximas, a su izquierda la de San Juan y a su derecha la de San Fernando. La batería quedaba complementada con un pequeño edificio rectangular con tejado a dos aguas, ocupando la mitad posterior dos estancias, una de pequeñas dimensiones como repuesto para la pólvora y otro de mayor tamaño que actuaría de cuerpo de guardia. La otra mitad se encontraba abierta a la propia batería, tratándose de un simple tinglado como cubierto de las cureñas.

En cuanto su artillado, en 1726 aparece en el plano de Langots con 3 cañones de a 24 y dos de a 10, aunque es posible que esa fuera la dotación requerida para su óptimo servicio. En 1740, por el contrario, estaba desartillada, y en 1753 se requería el envío de 6 cañones para San Antonio, aunque no podemos certificar el número, algunos de estos cañones sí que llegarían a montarse en San Antonio, pues como hemos comentado anteriormente, en el momento de su definitivo abandono se encontraba artillada por 4 cañones de a 18 -aunque sólo uno era útil-  que serían finalmente trasladadas a la batería de San Juan.

Para finalizar, un sencillo trabajo en 3D que he realizado. Ya conté en la entrada anterior que había empezado trabajar en Blender y para esta ocasión os dejo el diseño de la Batería de San Antonio y cómo debía verse aproximadamente una vez se llevaran a cabo las obras proyectadas por Langots y Verboom. Disculpen eso sí los numerosos fallos que pueda tener, y es que acabo de entrar en el mundillo 3D y como se dice, Roma no se hizo en un día.

san-ant6

san-ant4

Como veis la he representado con dos cañones de 24 libras y uno más pequeño de a 10. El principal fallo que he tenido al representarla es sin duda las cañoneras de tierra que no he sabido cómo hacerlas mejor, al menos por el momento. Por su parte los cañones no son míos, su autor es Enrique Fernández (https://www.cgtrader.com/enrique_fernandez) y lo descargué como objetos independientes de una página de modelos 3D con software gratuito; no son del todo exactos a los cañones españoles del siglo XVIII, pero eran los más fieles que había podido encontrar en descarga libre. Con el tiempo espero incluso poder hacer diseños propios de los cañones y cureñas que representen fielmente a los que se instalaron en las baterías cántabras. Aun así espero que les guste.

Creo que ha sido un sencillo y más que digno recordatorio a esta modesta batería. Como siempre me despido con la bibliografía y los créditos de las imágenes correspondientes.

Bibliografía:

  • PALACIO RAMOS, Rafael, Las fortificaciones de la edad moderna en Cantabria, un esquema orientado a la defensa costera, Castillos de España 161-162-163, Madrid 2011, pp. 93-106
  • PALACIO RAMOS, Rafael, El Corregimiento de las Cuatro Villas, paradigma del complicado proceso de racionalización de las fortificaciones costeras a lo largo del siglo XVIII, Revista de Historia Militar 102, Madrid 2008, pp. 67-96

Para las imágenes:

Para imágenes aéreas

Planos y mapas:

  • bibliotecavirtualdefensa.es

Imágenes antiguas

Las imágenes del modelo 3D son de autoría propia tras el proceso de renderizado del modelo 3D en Blender, también de autoría propia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s